/ martes 4 de junio de 2019

REFLEJOS DE SOL

CONTRASTES

Nadie perdió en las elecciones del domingo dos de junio. Todos los partidos son ganadores, incluyendo los de oposición, según los dirigentes de los principales nacionales. El avance de “morena”, sin embargo, es incontenible y ya tiene otras dos gubernaturas en su poder: Baja California, que estuvo gobernada por Acción Nacional por más de tres décadas, y Puebla, que había sido otro bastión blanquiazul. Ya estaba cantado.

“MORRALLA”

Marko Cortés, líder de los blanquiazules, dice que su partido “avanzó” en estos comicios pese a haber perdido las dos gubernaturas. Es una postura triunfalista pese a que en Aguascalientes y en Durango al parecer ganó en las principales cabeceras municipales, y en Tamaulipas y Quintana Roo se alza con la victoria en los Congresos locales. Sigue en la pelea. El PRI, por su parte, está RIP. No pinta. Ya es un partido “morralla”.

¿OPERADOR?

¿Y dónde quedó el “extraordinario”, “maravilloso”, “todopoderoso” operador, estratega, cerebro político de Acción Nacional? Pese a que el partido blanquiazul sigue vivito y coleando, el hecho de haber sido derrotado estrepitosamente en las entidades antes citadas, indican que su secretario de Elecciones no las tuvo todas consigo. Nos referimos a Juan Manuel Oliva. Ha de estar preocupado, porque se avecinan los procesos del 2021 en los que el PAN de Guanajuato puede salir muy raspado.

RETROCESO

Guanajuato estaba listo para ser sede del examen nacional de residencias médicas. Dice el secretario de Salud, Daniel Díaz, que por treinta años la ciudad de León había sido sede para el examen de aspirantes pero dejó de serlo porque la Federación la canceló con el argumento de la política de austeridad. El objetivo de la prueba era seleccionar a los mejores médicos generales que aspiran a realizar una residencia en un curso universitario de especialidad. Otra más de la cuarta “transformación”.

ZALAMERO

Es hasta cierto punto ridícula la postura que ha asumido el inquilino de Palacio Nacional frente a su homólogo estadounidense Donald Trump. Es inconcebible que el presidente mexicano llegue al extremo de rogarle, suplicarle, llorar, implorarle al patán norteamericano que tome en cuenta “nuestra bonita y sagrada amistad”, cuando todos sabemos perfectamente que los Estados Unidos “no tiene amigos, tiene intereses”. ¿Hasta qué grado seguirá rebajándose López Obrador frente a ese simio? ¿No es arrastrarse demasiado?



CONTRASTES

Nadie perdió en las elecciones del domingo dos de junio. Todos los partidos son ganadores, incluyendo los de oposición, según los dirigentes de los principales nacionales. El avance de “morena”, sin embargo, es incontenible y ya tiene otras dos gubernaturas en su poder: Baja California, que estuvo gobernada por Acción Nacional por más de tres décadas, y Puebla, que había sido otro bastión blanquiazul. Ya estaba cantado.

“MORRALLA”

Marko Cortés, líder de los blanquiazules, dice que su partido “avanzó” en estos comicios pese a haber perdido las dos gubernaturas. Es una postura triunfalista pese a que en Aguascalientes y en Durango al parecer ganó en las principales cabeceras municipales, y en Tamaulipas y Quintana Roo se alza con la victoria en los Congresos locales. Sigue en la pelea. El PRI, por su parte, está RIP. No pinta. Ya es un partido “morralla”.

¿OPERADOR?

¿Y dónde quedó el “extraordinario”, “maravilloso”, “todopoderoso” operador, estratega, cerebro político de Acción Nacional? Pese a que el partido blanquiazul sigue vivito y coleando, el hecho de haber sido derrotado estrepitosamente en las entidades antes citadas, indican que su secretario de Elecciones no las tuvo todas consigo. Nos referimos a Juan Manuel Oliva. Ha de estar preocupado, porque se avecinan los procesos del 2021 en los que el PAN de Guanajuato puede salir muy raspado.

RETROCESO

Guanajuato estaba listo para ser sede del examen nacional de residencias médicas. Dice el secretario de Salud, Daniel Díaz, que por treinta años la ciudad de León había sido sede para el examen de aspirantes pero dejó de serlo porque la Federación la canceló con el argumento de la política de austeridad. El objetivo de la prueba era seleccionar a los mejores médicos generales que aspiran a realizar una residencia en un curso universitario de especialidad. Otra más de la cuarta “transformación”.

ZALAMERO

Es hasta cierto punto ridícula la postura que ha asumido el inquilino de Palacio Nacional frente a su homólogo estadounidense Donald Trump. Es inconcebible que el presidente mexicano llegue al extremo de rogarle, suplicarle, llorar, implorarle al patán norteamericano que tome en cuenta “nuestra bonita y sagrada amistad”, cuando todos sabemos perfectamente que los Estados Unidos “no tiene amigos, tiene intereses”. ¿Hasta qué grado seguirá rebajándose López Obrador frente a ese simio? ¿No es arrastrarse demasiado?