/ lunes 13 de julio de 2020

Todos son sospechosos

El sociólogo Víctor Reyna explica que la nueva normalidad es acostumbrarse a vivir con el virus así como "lo hemos hecho con la inseguridad; es salir a la calle tomando todas precauciones"

La nueva normalidad por Covid-19 es acostumbrarse, es adaptarse a convivir con el virus y es cambiar las formas sociales. Te saludo e inmediatamente me limpio la mano.

El sociólogo e investigador de la Universidad LaSalle de León, Víctor Reyna, afirma que el coronavirus es como la inseguridad: hay que salir a la calle pensando en que todos son sospechosos y por ello, hay que tomar precauciones.

Sobre la resistencia de alguna parte de la población a seguir las medidas sanitarias o de no creer en esta enfermedad, señala que en México tenemos un problema con la autoridad, además de que el ser humano se vuelve rebelde cuando le prohíben algo.

LAS NUEVAS NORMALIDADES

El académico señala que en la época moderna ya hemos pasado por otros cambios.

Con el coronavirus "nuestra vida cotidiana la tuvimos que cambiar de manera drástica y ese concepto de la nueva normalidad, a algunos les cuesta entenderlo porque la gente tiene una urgencia de que vuelva todo a ser igual y no es una cuestión del gobierno, ni de voluntad; es algo más complejo y por eso nos cuesta entenderlo".

Explica que "la nueva normalidad es un concepto que se usa mucho en Sociología. Cuando fue lo del SIDA, hasta antes VIH, las relaciones sexuales eran diferentes y esto obligó a hacer un cambio. Eso es una nueva normalidad que ya tiene 40 años".

Otro ejemplo, “después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, la nueva normalidad fue que para viajar tenías que quitarte los zapatos, pasar un más filtros, llevar menos artículos en tu bolso… la nueva normalidad que ahora vivimos es salir, tomar precauciones, lavarnos las manos y todas esas medidas que nos han repetido bastante”.

COMORBILIDADES Y CONSUMISMO

La pandemia por Covid-19 ha evidenciado los problemas de Salud que la mayoría de las víctimas tenían.

"La nueva normalidad es estar en casa porque además tenemos una población expuesta con muchos problemas de salud como obesidad, hipertensión y diabetes. Es una bomba que hemos tenido años y años en los cuales los gobiernos no le han prestado atención. Más de 70 % de las personas que mueren en nuestro país son por esas comorbilidades”.

-Pero los gobiernos le han destinado millones de pesos a la atención de estos pacientes, tan sólo en medicamentos.

“Hay un problema de información; creemos que podemos comprar un refresco sin azúcar y ya está bien, que es más saludable, pero no es más saludable, pues tiene un efecto y provoca obesidad. Hay un problema de fondo que no hemos sabido atender; nos falta lo que tienen las culturas asiáticas como la japonesa o china, donde desde chiquitos los niños aprenden a cocinar, a hacerse cosas sanas y aquí nos limitamos a ver el plato del buen comer, pero no les enseñamos a los jóvenes una alimentación sana. Son problemas que tenemos y que se van arrastrando generación tras generación y que ahora se profundizan”.

“En la época de nuestros papás o nuestros abuelos no había tantos productos accesibles en la esquina de casa, con las tentaciones que tienen. Ese es un cambio importante socialmente”.

“Los empresarios, con el poder que tienen, no tienen ningún interés en la salud del ciudadano; solo lo ven como consumidor para llevar el cuerpo de las personas hasta límite como consumidor de diversos productos y con el consumo de medicamentos”.

“Hay poblados en nuestro país donde no llega el agua pero llegan los refrescos… Le estamos exigiendo mucho a la ciudadanía y a mi me parece que más bien tenemos que pensar en políticas públicas más amplias, a largo plazo… no podemos pensar en un sexenio, hay que pensar en 30 años para lograr que la población tenga un peso ideal a la larga”.

“Ahorita es una realidad y un problema que estamos en casa y tan aburridos que pedimos una pizza y luego con las promociones empiezas a pedir más y más y los problemas aumentan”.

ENCIERRO Y SOCIABILIZACIÓN

La reapertura de negocios, plazas y actividades mostró que una parte de la población tenía urgencia de acudir a esos sitios.

-¿Por qué hay quien la está pasando tan mal en casa?

“Porque estamos con nosotros mismos... porque está en nuestra mente el temor; estamos conectados con las redes; la sociabilización que tenemos ahora es a través de redes; nos desesperamos porque estamos tan acostumbrados al abrazo con los amigos, acostumbrados a reunirnos los fines de semana… la sociabilización digital sí es parte de nuestra vida diaria, pero no estamos acostumbrados a que sea sólo eso… estar con nosotros mismos, estar pensando en este miedo de que afuera está el virus es lo que nos pone mal…”

Añade que "sería diferente, habría menos estrés, disfrutaríamos de la casa si te dicen vas a estar un mes en tu casa descansando. Ah bueno, descansaría, pero al prohibirte algo es lo que al humano no le gusta; le gusta la libertad y justo es lo que no puede tener".

SEGURIDAD, LIBERTAD… ESE ES EL DILEMA

Si salir de casa es exponerse y estar en ella es estresante, Víctor Reyna explica que "ahora tenemos ese dilema: Seguridad, libertad son dos conceptos que están en diálogo y ahí hay un problema. Entre más seguridad, menos libertad; entre más libertad, menos seguridad. Eso es lo que nos cuesta: encontrar el balance y estar tranquilos porque además hay incertidumbre sobre cuándo va a terminar esto. Es muy difícil para el ser humano porque estamos acostumbrados a la certeza; nos cuesta entender que el fenómeno va cambiando, porque estamos acostumbrados a que la autoridad nos diga, con su varita mágica 'voy a hacer esto y así va a cambiar un fenómeno que está en evolución', pero lo cierto es que no sabemos cuándo va a terminar. Incluso se habla de que cuando termine la cuarentena oficial habrá un rebrote... entonces nos desespera mucho no saber cuándo va a terminar y tal vez es que nunca termine".

-¿Cómo se ha modificado la forma de relacionarnos en estos cuatro meses de contingencia en Guanajuato?

"Nos da miedo todo; con el virus, al otro lo vemos como un enemigo que te puede contagiar y te puede llevar a la muerte. Es un poco lo que nos ha pasado con la seguridad, salimos en la noche con mucha precaución, salimos de viaje con mucha precaución. Creo que ya estamos acostumbrados a esa nueva normalidad de inseguridad, sólo que ahora con el virus, todos son sospechosos".

La nueva normalidad por Covid-19 "implica tomar medidas sencillas como si saludas con la mano, echarnos alcohol en gel inmediatamente aunque la sociedad lo vea un poco mal. Tendrán que cambiar las formas sociales. Si antes saludabas y te limpiabas se veía mal pero ahora tenemos que normalizar eso porque no sé si tú traigas el virus y me lo contagies. Eso es la nueva normalidad: tomar precauciones, cambiar las normas sociales, que no sea como una grosería. En la nueva normalidad no podemos arriesgarnos. Mientras no haya una vacuna sabemos que podemos contagiarnos al darnos la mano".

RECHAZO A LA AUTORIDAD

Hay gente que no usa cubrebocas, que cree que la enfermedad no existe y que continúa en la vieja normalidad.

El sociólogo afirma que "nos cuesta entenderlo porque tenemos una desconfianza en los gobiernos, en la Salud pública, pero en este caso me parece que está muy claro lo que hay que hacer”.

"Al principio se la tomó en serio pero esto ha sido muy cansado, son muchos meses y eso nos cuesta. Nos desesperamos si vemos en la calle a alguien sin cubrebocas y queremos darle la orden de que se lo pongas", agrega.

De las medidas que algunos gobiernos han tomado sobre detenciones o limitar horarios en vía pública, Reyna afirma que "entre más limitaciones pongas, más difícil será convencer a la gente; se volverá más rebelde".

-Entonces ¿Cuál es la propuesta?

"Es un desafío hacer entender a la gente; es insistir desde los medios, desde la academia, desde la educación, desde los gobiernos. Tenemos que hacer equipo y jalar para el mismo lugar y no estar viendo en este momento partidismos; debemos enfocarnos en que la gente entienda que aplicar las medidas sanitarias es fundamental".

Y defiende la postura que desde el gobierno federal hay frente a la crisis por Covid-19. “Nos cuesta hacerle caso a los gobiernos porque tenemos un gran problema con la autoridad y no entendemos que quienes nos están guiando, en este caso lo hacen con todo el conocimiento de causa. Para empezar ha estado muy bien lo que ha hecho el doctor Lopez-Gatell, quien es un experto en la materia, tiene muchísimas publicaciones y nos cuesta dimensionar a alguien que es experto en la materia en un gobierno porque no estamos acostumbrados a eso eso; nos cuesta entender que él es el que sabe de todo esto y es él quien tiene la razón”.

“El mismo López-Gatell ha dicho que agradece a este gobierno que le hayan permitido separar la estrategia para atacar este problema, de la política. No está interviniendo el partidismo en la estrategia y eso me parece que es algo destacable y que hay que apreciar”.

Este virus no se va a ir nunca; es algo que nos cuesta entender… así como nos hemos acostumbrado a vivir con el VIH, con el riesgo terrorista, con el riesgo de la violencia, tenemos que acostumbrarnos a vivir con el virus y adaptar nuestra vida a eso

La nueva normalidad por Covid-19 es acostumbrarse, es adaptarse a convivir con el virus y es cambiar las formas sociales. Te saludo e inmediatamente me limpio la mano.

El sociólogo e investigador de la Universidad LaSalle de León, Víctor Reyna, afirma que el coronavirus es como la inseguridad: hay que salir a la calle pensando en que todos son sospechosos y por ello, hay que tomar precauciones.

Sobre la resistencia de alguna parte de la población a seguir las medidas sanitarias o de no creer en esta enfermedad, señala que en México tenemos un problema con la autoridad, además de que el ser humano se vuelve rebelde cuando le prohíben algo.

LAS NUEVAS NORMALIDADES

El académico señala que en la época moderna ya hemos pasado por otros cambios.

Con el coronavirus "nuestra vida cotidiana la tuvimos que cambiar de manera drástica y ese concepto de la nueva normalidad, a algunos les cuesta entenderlo porque la gente tiene una urgencia de que vuelva todo a ser igual y no es una cuestión del gobierno, ni de voluntad; es algo más complejo y por eso nos cuesta entenderlo".

Explica que "la nueva normalidad es un concepto que se usa mucho en Sociología. Cuando fue lo del SIDA, hasta antes VIH, las relaciones sexuales eran diferentes y esto obligó a hacer un cambio. Eso es una nueva normalidad que ya tiene 40 años".

Otro ejemplo, “después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, la nueva normalidad fue que para viajar tenías que quitarte los zapatos, pasar un más filtros, llevar menos artículos en tu bolso… la nueva normalidad que ahora vivimos es salir, tomar precauciones, lavarnos las manos y todas esas medidas que nos han repetido bastante”.

COMORBILIDADES Y CONSUMISMO

La pandemia por Covid-19 ha evidenciado los problemas de Salud que la mayoría de las víctimas tenían.

"La nueva normalidad es estar en casa porque además tenemos una población expuesta con muchos problemas de salud como obesidad, hipertensión y diabetes. Es una bomba que hemos tenido años y años en los cuales los gobiernos no le han prestado atención. Más de 70 % de las personas que mueren en nuestro país son por esas comorbilidades”.

-Pero los gobiernos le han destinado millones de pesos a la atención de estos pacientes, tan sólo en medicamentos.

“Hay un problema de información; creemos que podemos comprar un refresco sin azúcar y ya está bien, que es más saludable, pero no es más saludable, pues tiene un efecto y provoca obesidad. Hay un problema de fondo que no hemos sabido atender; nos falta lo que tienen las culturas asiáticas como la japonesa o china, donde desde chiquitos los niños aprenden a cocinar, a hacerse cosas sanas y aquí nos limitamos a ver el plato del buen comer, pero no les enseñamos a los jóvenes una alimentación sana. Son problemas que tenemos y que se van arrastrando generación tras generación y que ahora se profundizan”.

“En la época de nuestros papás o nuestros abuelos no había tantos productos accesibles en la esquina de casa, con las tentaciones que tienen. Ese es un cambio importante socialmente”.

“Los empresarios, con el poder que tienen, no tienen ningún interés en la salud del ciudadano; solo lo ven como consumidor para llevar el cuerpo de las personas hasta límite como consumidor de diversos productos y con el consumo de medicamentos”.

“Hay poblados en nuestro país donde no llega el agua pero llegan los refrescos… Le estamos exigiendo mucho a la ciudadanía y a mi me parece que más bien tenemos que pensar en políticas públicas más amplias, a largo plazo… no podemos pensar en un sexenio, hay que pensar en 30 años para lograr que la población tenga un peso ideal a la larga”.

“Ahorita es una realidad y un problema que estamos en casa y tan aburridos que pedimos una pizza y luego con las promociones empiezas a pedir más y más y los problemas aumentan”.

ENCIERRO Y SOCIABILIZACIÓN

La reapertura de negocios, plazas y actividades mostró que una parte de la población tenía urgencia de acudir a esos sitios.

-¿Por qué hay quien la está pasando tan mal en casa?

“Porque estamos con nosotros mismos... porque está en nuestra mente el temor; estamos conectados con las redes; la sociabilización que tenemos ahora es a través de redes; nos desesperamos porque estamos tan acostumbrados al abrazo con los amigos, acostumbrados a reunirnos los fines de semana… la sociabilización digital sí es parte de nuestra vida diaria, pero no estamos acostumbrados a que sea sólo eso… estar con nosotros mismos, estar pensando en este miedo de que afuera está el virus es lo que nos pone mal…”

Añade que "sería diferente, habría menos estrés, disfrutaríamos de la casa si te dicen vas a estar un mes en tu casa descansando. Ah bueno, descansaría, pero al prohibirte algo es lo que al humano no le gusta; le gusta la libertad y justo es lo que no puede tener".

SEGURIDAD, LIBERTAD… ESE ES EL DILEMA

Si salir de casa es exponerse y estar en ella es estresante, Víctor Reyna explica que "ahora tenemos ese dilema: Seguridad, libertad son dos conceptos que están en diálogo y ahí hay un problema. Entre más seguridad, menos libertad; entre más libertad, menos seguridad. Eso es lo que nos cuesta: encontrar el balance y estar tranquilos porque además hay incertidumbre sobre cuándo va a terminar esto. Es muy difícil para el ser humano porque estamos acostumbrados a la certeza; nos cuesta entender que el fenómeno va cambiando, porque estamos acostumbrados a que la autoridad nos diga, con su varita mágica 'voy a hacer esto y así va a cambiar un fenómeno que está en evolución', pero lo cierto es que no sabemos cuándo va a terminar. Incluso se habla de que cuando termine la cuarentena oficial habrá un rebrote... entonces nos desespera mucho no saber cuándo va a terminar y tal vez es que nunca termine".

-¿Cómo se ha modificado la forma de relacionarnos en estos cuatro meses de contingencia en Guanajuato?

"Nos da miedo todo; con el virus, al otro lo vemos como un enemigo que te puede contagiar y te puede llevar a la muerte. Es un poco lo que nos ha pasado con la seguridad, salimos en la noche con mucha precaución, salimos de viaje con mucha precaución. Creo que ya estamos acostumbrados a esa nueva normalidad de inseguridad, sólo que ahora con el virus, todos son sospechosos".

La nueva normalidad por Covid-19 "implica tomar medidas sencillas como si saludas con la mano, echarnos alcohol en gel inmediatamente aunque la sociedad lo vea un poco mal. Tendrán que cambiar las formas sociales. Si antes saludabas y te limpiabas se veía mal pero ahora tenemos que normalizar eso porque no sé si tú traigas el virus y me lo contagies. Eso es la nueva normalidad: tomar precauciones, cambiar las normas sociales, que no sea como una grosería. En la nueva normalidad no podemos arriesgarnos. Mientras no haya una vacuna sabemos que podemos contagiarnos al darnos la mano".

RECHAZO A LA AUTORIDAD

Hay gente que no usa cubrebocas, que cree que la enfermedad no existe y que continúa en la vieja normalidad.

El sociólogo afirma que "nos cuesta entenderlo porque tenemos una desconfianza en los gobiernos, en la Salud pública, pero en este caso me parece que está muy claro lo que hay que hacer”.

"Al principio se la tomó en serio pero esto ha sido muy cansado, son muchos meses y eso nos cuesta. Nos desesperamos si vemos en la calle a alguien sin cubrebocas y queremos darle la orden de que se lo pongas", agrega.

De las medidas que algunos gobiernos han tomado sobre detenciones o limitar horarios en vía pública, Reyna afirma que "entre más limitaciones pongas, más difícil será convencer a la gente; se volverá más rebelde".

-Entonces ¿Cuál es la propuesta?

"Es un desafío hacer entender a la gente; es insistir desde los medios, desde la academia, desde la educación, desde los gobiernos. Tenemos que hacer equipo y jalar para el mismo lugar y no estar viendo en este momento partidismos; debemos enfocarnos en que la gente entienda que aplicar las medidas sanitarias es fundamental".

Y defiende la postura que desde el gobierno federal hay frente a la crisis por Covid-19. “Nos cuesta hacerle caso a los gobiernos porque tenemos un gran problema con la autoridad y no entendemos que quienes nos están guiando, en este caso lo hacen con todo el conocimiento de causa. Para empezar ha estado muy bien lo que ha hecho el doctor Lopez-Gatell, quien es un experto en la materia, tiene muchísimas publicaciones y nos cuesta dimensionar a alguien que es experto en la materia en un gobierno porque no estamos acostumbrados a eso eso; nos cuesta entender que él es el que sabe de todo esto y es él quien tiene la razón”.

“El mismo López-Gatell ha dicho que agradece a este gobierno que le hayan permitido separar la estrategia para atacar este problema, de la política. No está interviniendo el partidismo en la estrategia y eso me parece que es algo destacable y que hay que apreciar”.

Este virus no se va a ir nunca; es algo que nos cuesta entender… así como nos hemos acostumbrado a vivir con el VIH, con el riesgo terrorista, con el riesgo de la violencia, tenemos que acostumbrarnos a vivir con el virus y adaptar nuestra vida a eso

Policiaca

Asesinan a hombre en San Francisco del Rincón

La víctima, aún no identificada, se encontraba a bordo de una motocicleta

Policiaca

Balean a dos en Jardines de San Miguelito

En el lugar se supo que puede haber un tercer lesionado por el ataque armado, pero esta información no ha sido corroborada por las autoridades

Policiaca

Asesinan a 2 carniceros en el Barrio de San Miguel

Otro hombre que permanece sin identificar también fueEl crimen ocurrió en el negocio ubicado en la esquina de las calles Tierra Blanca y Río Balsas asesinado

Doble Vía

Va la UNAM por revolucionar la industria automotriz

En la Unidad de Control de Emisiones del Instituto de Ingeniería trabajan para desarrollar este proyecto

Política

Respetará INE impugnaciones en Coahuila e Hidalgo

El legislador señaló que en Morena consideran que las autoridades sanitarias deben de pronunciarse al respecto y decir si hay o no condiciones paracelebrar elecciones

Justicia

Investiga FGR a Jesús Orta por presunto lavado de dinero

Otros 19 exfuncionarios de la extinta Policía Federal también están en la mira; juez definirá caso

Sociedad

Distribuyen casi 200 mil anticonceptivos para prevenir embarazos no deseados

El Consejo Nacional de Población reveló que 9.4% de jóvenes embarazadas de 15 años o más fueron víctimas de abuso sexual

Gossip

Top dog, el desafío que descubre al "Mejor Perro de América”

Este show pone a prueba las habilidades de concursantes caninos junto con sus dueños y entrenadores por un premio con causa

Cultura

Premio Mayor, a la memoria de Carlos Monsiváis

La Lotería Nacional develará este lunes en el Museo del Estanquillo el billete que conmemora el décimo aniversario luctuoso del escritor